...
Conecta con nosotros

Hola! que estas buscando?

Noticias

Denuncian a médica de La Plata por un caso similar al de Silvina Luna

Una docente de 46 años acusó a la profesional de haberle causado un enorme problema de salud irreversible. Busca que la inhabiliten.

La docente platense que denunció mala praxis reveló que había hablado con Silvina Luna

Una docente denunció a una médica de La Plata por presuntamente inyectarle un producto no autorizado para mejorar su físico. La profesional sigue trabajando y la víctima contó que hay días en los que no puede caminar.

El caso estremece y causa una inevitable relación con el de Silvina Luna, quien murió denunciando a su médico, Anibal Lotoki, por mala praxis. La damnificada también es de La Plata y se llama Silvina Bravo. Otra relación entre los episodios es que a Luna, Lotoki le realizó una cirugía con metacrilato, mientras que a Bravo su médica le habría inyectado “hidroxibenceno” o “fenol”, que tiene el mismo objetivo de mantener y “mejorar” el físico.

Silvina Bravo tiene 46 años y habló con Clarín, asegurando que justamente la muerte de Silvina Luna le impactó de forma particular: “Sentí que me iba a pasar lo mismo. Estuve aterrada y no paraba de llorar. Estoy pasando una pesadilla por culpa de una médica que resultó un monstruo”.

El “monstruo” del que habla le habría realizado un procedimiento en una clínica de estética ubicada en cercanías del estadio de Estudiantes. Bravo responsabiliza a la médica de su mal estado general de salud tras un tratamiento con los mencionados componentes, realizado en noviembre de 2019. El mismo, según indicó, consistió de una intervención para mejorar sus glúteos y prevenir la flacidez y la celulitis llamada “hidroxilit endopeel”, que la profesional le habría ofrecido como un “nuevo proceso” que llegaba para responder a sus inquietudes.

El hidroxibenceno que le habría inyectado no está autorizado por distintos organismo nacionales e internacionales y, de hecho, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lo menciona como “materia tóxica case 6.1”.

Antes de la intervención, Silvina era profesora de Educación Física, ciclista, tenía alumnos y competía en torneos que se realizan entre gimnasios. En febrero de 2020, tuvo sus primeros síntomas como hinchazón de los glúteos, granulomas y otros efectos no deseados. “Después vino la pandemia y no la pude ver más. Me dejó abandonada”, dijo.

Actualmente, se la pasa de recorrida por consultorios médicos especialistas para tratar de revertir las consecuencias de la práctica y algunos días no puede siquiera caminar, afirmó.

EL CASO DE BRAVO A LA JUSTICIA

Silvina llevó su situación a los tribunales platenses. El fiscal Fernando Padován elevó a juicio oral el expediente que se le sigue a la médica, quien está imputada por el delito de “lesiones culposas derivadas de la negligencia profesional”.

Por el momento, el fiscal consideró acreditado que la profesional aplicó a Bravo “una sustancia química denominada ‘hidroxibenceno’ o ‘fenol’, sin realizarle ni pedirle estudios previos, además de entender que dicho producto no está habilitado para el uso en humanos por la ANMAT, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), la Comunidad Económica Europea y la resolución GTMC 62/14 del Mercosur, entre otros organismos”.

También, el fiscal constató que Bravo “sufrió diversas lesiones físicas y emocionales” a partir de que inició el tratamiento. Desde ese momento, comenzó a tener sudoración extrema, inflamación en todo el cuerpo, granulomas con pus, caída de pelo, sangrado bucal, eccemas y estrías rojas, varices, queloides, líquido en el hígado, hemorroides y deshidratación de la columna

“Fue un trastorno tras otro. Comenzó un padecimiento diario. Me arruinó la vida”, dijo Silvina. Su abogado, Dante Chirino, realizó una presentación en el Colegio de Médicos de La Plata y, de esa manera, lograron que la institución abriera un sumario en el tribunal de Ética. Sin embargo, la profesional sigue habilitada para ejercer la profesión, indicó Clarín. “Los tiempos de estos procesos pueden ser muy prolongados y casi siempre están atados a los resultados judiciales”, dijeron en el Colegio.

Las secuelas que provocó la aplicación de esta sustancia no son reversibles, dijo Chirino. “Quiero que esto se conozca para que nadie pase los traumas que atravesé por culpa de esta mujer que no debería ejercer nunca más”, reclamó Bravo.

“Solo me queda como aliento para seguir, la presencia de mis nietos y mis afectos. Cuando puedo los llevo a la plaza. Antes estaba en el gimnasio, hacía deportes, actividades todo el día. Ahora sólo puedo acompañarlos unas cuadras cuando me visitan. Es lo único que puedo hacer”, cerró Silvina.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Seraphinite AcceleratorOptimized by Seraphinite Accelerator
Turns on site high speed to be attractive for people and search engines.